Pisos para las maternidades ¿Qué importancia le damos?

Pisos para las maternidades ¿Qué importancia le damos?

Escoger los pisos para las maternidades porcinas es una decisión que debe tener en cuenta múltiples factores más allí de los obvios como el precio, robustez, duración, facilidad de montaje, facilidad de limpieza y desinfección.

La primera consideración a tener en cuenta es que, en toda maternidad, existe la zona de tránsito (pasillos) y la zona para animales, que a su vez, se subdivide en 2 zonas muy nítidamente separadas; La zona para la madre; que se subdivide en una zona de defecación-orinado y la zona de ubres-alimentación. Por otro lado, la zona de lechón, que también se subdivide en zona calefactada y zona de tránsito-defecación-orinado.

El siguiente trabajo es una revisión de las ventajas y desventajas de algunas de las opciones de pisos más comunes encontradas en el mercado, según la experiencia de los autores.

De todas las opciones de pisos, solo analizaremos las opciones modernas y más difundidas, dejando de lado opciónes que, en su tiempo pueden haber sido populares, pero que hoy ya se utilizan poco, en general debido a problemas asociados a su uso (caso; cemento calefactado, hierro expandido, varilla de hierro soldada, hierro expandido plastificado, etc.)

[mk_fancy_title font_family=»none»]

1. Hierro tribar, o tribar ondulado

[/mk_fancy_title][mk_image src=»http://www.academiaporcina.com/wp-content/uploads/2016/09/Imagen-1.png» lightbox=»true» align=»center»]

El hierro tribar, es una opción bastante utilizada, que presenta varias ventajas, entre ellas; fácil de lavar, con buena descarga fecal, razonablemente antideslizante y de duración media alta. Montaje, razonablemente sencillo. Es un piso razonablemente bueno para las madres.

Sin embargo, en nuestra opinión, no es tan buen piso para los lechones, (particularmente los recién nacidos) dado que es frio, permite corrientes de aire, desde abajo y sus aberturas amplias, facilitan el daño articular y de suela/pezuña. Es muy abrasivo con la piel de los lechones, especialmente durante el amamantamiento, lesiones que suponen un riesgo de entrada de patógenos. Con la actual tendencia al aumento del número de lechones y la baja relativa del peso al nacimiento, este piso, puede ser bastante duro para los lechones recién nacidos con bajos pesos.

Otra percepción frecuente que creemos debe cuestionarse, es que los pisos metálicos son “mas frescos” para la madre. La cerda, pasa mucho mas tiempo acostada que parada, y el tiempo que pasa parada, el piso no suele enfriarse significativamente, particularmente si la sala está a 22-24 °C o más (que suele ser el caso). De hecho, a mas caliente la sala, menor y mas corto será el enfriamiento del hierro. El efecto existe, pero creemos que a campo se suele sobrevalorar.

Para calefaccionar a los lechones, con este piso, suele instalarse lámparas infra rojas o placas de calefaccionamiento metálicas. En el caso de lámparas se suele usar una goma debajo de los lechones o una superficie ciega, la cual tiene una influencia negativa en el aspecto higiénico, dado que se ha demostrado que son difíciles de desinfectar. Ademas, las lámparas infrarrojas se queman con frecuencia, sus bases se deterioran rápidamente con el agua del lavado y demandan tiempo de desmontaje al preparar la sala para el lavado, y sobre todo son de las formas menos eficientes para calefactar la maternidad. Sin embargo, uno de los principales problemas que presentan estas dos alternativas para calefaccionar los lechones, es que calientan mucho el ambiente, levantando la temperatura de la maternidad (y su costo de ventilación). Esto es particularmente complicado en lugares con climas calientes, donde se debe trabajar duro para que las cerdas consuman el alimento de lactancia.

La lámpara solo calienta una zona muy pequeña de manera óptima (aproximadamente 60 cm2) y hace que el lechon se acueste “en bulto”, causando que los menos privilegiados queden fuera de la zona de calor. Ademas de esto, pierde la mayoría de su energía calórica y luminosa al ambiente.

El piso metálico calefactado cambia rápidamente de temperatura, y requiere programarse a “alta temperatura” para compensar la rápida disipación de energía hacia el ambiente, afectando a la hembra de manera casi directa, porque el piso calefactado metálico suele estar en contacto directo con el tribar y muy cerca de la hembra.

Otro punto, que en el futuro creemos será crecientemente importante, es el de la imagen. Algo, que por ahora se percibe como un tema menor, es el creciente rechazo por parte del consumidor al “factory farming” (crianza industrial). El piso metálico es percibido visualmente como “frio, duro y hostil” para los pequeños lechones. El plástico en cambio, se percibe como “mas blando y confortable” para los pequeños lechones.

[mk_padding_divider][mk_fancy_title font_family=»none»]

2. Pisos Plásticos (polipropileno)

[/mk_fancy_title][mk_image src=»http://www.academiaporcina.com/wp-content/uploads/2016/09/placa-slat-plastico.jpg» lightbox=»true» align=»center»][mk_blockquote font_family=»none»]

Existe una enorme gama de calidades dentro del grupo “pisos de plástico”, por lo que escoger los correctos, puede ser una decisión difícil.

[/mk_blockquote]

En nuestra opinión, los principales factor que lo hacen “de elección” para las maternidades porcinas son;

Es un piso termoneutral, desde el punto de vista de la trasnferencia termica. Esto quiere decir que el animal que se le acueste encima, no transfiere calor a el, ni tampoco se recibe frío desde el. Esto es particularmente relevante, dado que la hipotermia, y el aplastamiento secundario asociado a hipotermia previa, son de las causas de mas mortalidad de lechones.

Ofrece opciones de diseño específicas, tanto para la cerda como para los lechones. Los pisos para cerdas, soportan perfectamente el peso de las mismas, y tienen espacios antideslizantes, que evitan resbalones. Por el contrario, los pisos de lechones son de construcción mas liviana y permiten una buena evacuación de heces y orina. Ademas, la orientación y ancho de sus aperturas, tambien ayudan a la tracción del lechon al amamantar.

Estos pisos se combinan perfectamente con lo que creemos es la mejor fuente de calefacionamimento para lechones. Las placas térmicas plásticas, tanto de agua como las eléctricas. Si bien existen en el mercado, placas termicas que consideramos de calidad regular, (ver publicaciónes independientes de comparacion de placas)  las buenas placas térmicas, son grandes (por ejemplo; 500 x 1200 mm), permiten una distribución homogénea de temperatura en toda la superficie, además, por ser de plástico, que es mal conductor, transfieren un minimo de calor al ambiente, manteniendo la maternidad razonablemente fresca, lo que es critico en climas calientes. Su aislamiento en la parte inferior, tambien garantiza que no se desperdicie calor hacia la fosa, logrando con ello un consumo reducido, en una amplia zona de la paridera, y muy dirigido a calefaccionar al lechón cuando se acuesta sobre ella, evitando calentar a la madre. En granjas grandes, tambien se reduce substancialemente el tiempo de lavado, si comparamos esta opción con los tradicionales nidos. Por último, permiten una perfecta visualización de la camada.

[mk_image heading_title=»Hacer clic para ver orientación de los pisos» src=»http://www.academiaporcina.com/wp-content/uploads/2016/09/Maternidad.png» lightbox=»true» align=»center»]

Hay grandes diferencias en diseño, materiales, duración, anclaje entre si, entre otros. Existen varias formas de diferenciar, pisos de buena calidad, pisos más baratos, etc.;

[mk_fancy_title font_family=»none»]

Cuidados especiales

[/mk_fancy_title]

Hay grandes diferencias en diseño, materiales, duración, anclaje entre si, entre otros. Existen varias formas de diferenciar, pisos de buena calidad, pisos más baratos, etc.;

[mk_blockquote font_family=»none»]

Con los pisos plásticos, se debe extremar la calidad y procedimiento de lavado y desinfección. Especialmente en casos en los que haya ingresado un patógeno digestivo (caso; PED, Clostridium difficile, rotavirus, o isospora suis). En nuestra experiencia, con un gran número de casos de patologías de este tipo, el correcto entendimiento de la epidemiología del patógeno, y la implementación de una batería de medidas correctas de bioseguridad (dentro y fuera de la granja), así como un procedimiento más meticuloso del lavado, desinfección y secado de los pisos (esto lo veremos en otro artículo), permite controlar este problema, manteniendo la ventaja de este piso, sobre los otros.

Algunos granjeros ocasionalmente nos han mencionado que prefieren el piso de hierro, dado que permite la desinfección con lanza llamas. Nuestra opinión es que la desinfección por fuego es engañosa (el fuego aplicado rápidamente no llega a desinfectar), peligrosa, deteriora mucho las instalaciones (por dilatado y contracción de materiales y no permite el uso de materiales plásticos en pisos y panelería, cableados, etc. todas razones por las que lo desaconsejamos. El uso de fuego, como herramientade desinfección, también provoca, un deterioro mucho mas rápido del resto de las instalaciones metálicas porque los residuos del gas quemado resulta corrosivo para el metal.

[/mk_blockquote][mk_fancy_title font_family=»none»]

Pisos Combinados (Plástico-hierro fundido y Cemento tratado y calefactado-hierro)

[/mk_fancy_title]

Dentro de la modalidad de pisos plásticos, existe la variante en la que debajo de la cerda, o solamente debajo de la zona trasera de la cerda, se le instala un piso de hierro fundido que tiene la misma forma que uno de plástico. El argumento que se alega, a favor de esta variante, es que el piso de hierro fundido, es más frío que el de plástico, lo que lleva al lechón a escoger el plástico lateral, moviéndose a una zona más segura. También se argumenta que es más fresco para la cerda. Estos argumentos, ya se han discutido y questionado antes en este articulo. En nuestra percepción es muy discutible que ofrezca una ventaja real. Incluso, desde el punto de vista de la higiene, el piso de hierro fundido, es más poroso que el piso plástico, y también pueden tener menor duración que los buenos pisos de plástico.

[mk_image heading_title=»Piso de hierro que se usa por debajo de la cerda» src=»http://www.academiaporcina.com/wp-content/uploads/2016/09/Imagen-1-1.png» lightbox=»true» align=»center»][mk_image heading_title=»Imagen de plaza de maternidad con piso combinado» src=»http://www.academiaporcina.com/wp-content/uploads/2016/09/Piso-combinado.png» lightbox=»true» align=»center»][mk_blockquote font_family=»none»]

Otro tipo de piso combinado para maternidad que se utilizó bastante hace algunos años en países como Dinamarca, es el del piso de cemento con calefacción incluida combinado con zonas de hierro. Por ser el cemento un material poroso que se desgasta con el lavado y pisado, su popularidad ha disminuido.

[/mk_blockquote][mk_fancy_title font_family=»none»]

Elección de pisos y mortalidad de lechones

[/mk_fancy_title]

Si bien, la mortalidad perinatal es multifactorial, y en nuestra experiencia, la mayor variable que afecta esta mortalidad es la calidad/cantidad del equipo humano que atiende los partos.

[mk_image heading_title=»Distribución de bajas de lechones en el periodo de maternidad » src=»http://www.academiaporcina.com/wp-content/uploads/2016/09/Captura-de-pantalla-2016-09-28-a-las-10.14.11-a.m..png» image_size=»full» lightbox=»true» align=»center»]

Esto hace muy difícil definir si un piso es mejor que otro en este aspecto. Es bien sabido que el pico de mortalidad en lechones sucede durante los primeros 3-4 días de vida, comenzando por el momento más crítico que es la primera ventana de 6-8 hrs. sin atención (la primer noche). Es en este período, en el cual, el frio piso metálico (en comparación con el plástico termo neutral) y sus amplias ranuras, creemos que suele jugar en contra del lechón recién nacido.

Más adelante en la lactancia, pasado el punto crítico, y con un lechón ya más desarrollado, estas desventajas prácticamente parecen desaparecer.

[mk_fancy_title font_family=»none»]

Evoluciones futuras

[/mk_fancy_title]

[mk_message_box]Queremos saber tu opinión ¿Qué te pareció este articulo?

¡Coméntalo más abajo![/mk_message_box]

[mk_fancy_title font_family=»none»]

Autores 

[/mk_fancy_title][mk_fancy_title font_family=»none»]

Equipo Optimal Pork Production

[/mk_fancy_title]

[mk_circle_image src=»http://www.academiaporcina.com/wp-content/uploads/2016/01/Ricardo-Segundo.jpg» image_diameter=»250″]

Ricardo Segundo, Carlos Martínez, Gonzalo Cano, Joan San Martin y Xavier Serra
Consultores en producción y sanidad porcina

Comments ( 9 )

  • En la actualidad existen todavía granjas con parideras de piso de cemento. ¿quisiera saber si presentan alguna información sobre pisos de cemento o concreto?

  • Estimado Luis. Gracias por tu respuesta. En nuestra experiencia, el uso de piso de concreto generan complicaciones para generar calor a los lechones y aumenta la humedad de la paridera ya que la orina de la cerda a veces no tiene un espacio para que escurra.

  • Hola Luis!
    En el artículo, no mencionamos los pisos 100% de cemento para maternidad, por ser una opción obsoleta, que ha sido abandonada en general, hace más de 20 años. El cemento es húmedo, frio, poroso, sucio y se deteriora rápidamente, ante el desgaste de pezuñas, el alimento ácido, y los hidrolavados. El flambeo por fuego, lo resquebraja rápidamente. Sin embargo, los pisos combinados, de cemento y rejilla, han persistido algo más, particularmente cuando se los calefacciona desde abajo por caños de agua caliente. En nuestra experiencia, un buen piso de plástico, termina costando menos que el cemento, si consideramos sus ventajas a largo plazo.

  • Efrain

    Hola buenas noches. Dr. Ricardo segundo, primero más que nada agradecer por la información dada. Evidentemente es cierto que utilizando parideras, con piso slap plástico y corrales de destete traen Muchas ventajas. En manejo de limpieza desinfección. Disminuyendo el enfriamiento en el momento del parto en lechones. Menos humedad. Por el cual se tiene mejor rendimiento productividad. Doctor mi pregunta que altura debe estar elevado del piso la jaula de las parideras. Y la ubicación de la calefacción para los lechones?. Gracias.

    • En general, los instalamos a 50 a 60 cm de altura, según el diseño. Es importante asegurarse que los afluentes acumulados debajo no suban a mas de 30 cm del nivel del plástico, pues los gases emitidos se acercarían a los animales.

  • Laelia

    Hola Ricardo, esta bien la idea de parideras grupales por el concepto de bienestar, pero respecto a lo que has dicho para que se infecten los lechones antes y no despues .. las granjas ciclo abierto que solo tienen lactacion hasta 28 días disminuiran considerablemente sus ingressos al tener mas bajas los primeros días de vida teniendo estas que asumir mayores perdida que antes. ¿Como solucionariamos esto?

    • Gracias Laelia por su comentario. En breve el Dr. Segundo le responderá.

    • Hola Neus:
      Luego de re leer tu comentario, me di cuenta que calvez mal interpreté tu pregunta.
      Aqui va mi segundo intento por contestarte.

      Todos los que, hace tiempo trabajamos en cerdos, hemos tenido alguna experiencia con “lactancias colectivas”. En general con las típicas limitantes con que esto resultaba:
      a. Algo mas de mortalidad. b. Algo mas de desuniformidad.

      Sin embargo, este manejo frecuentemente era el resultado de “un accidente o una necesidad”, no planificada. Nuestro estudio (que llevara muchas mas bandas), tiene el propósito de entender a fondo el potencial del sistema cuando este se asocia a gestaciones grupales estables.(y luego podremos discutir el concepto de “estables”.)
      El hecho de poder estudiar la conducta grupal, y sus eventos, con cámaras de observación de 24 hs. creemos nos permitirá entender mejor las causas, de los problemas, y las oportunidades que ofrece, ademas de evolucionar el correcto diseño y manejo de las mismas. Ya es parte del Código de recomendaciónes de Bienestar Animal Europeo, el poder manejar las cerdas libres luego de 4 días post parto. Sin embargo, lo que vemos hasta ahora, como “alternativas a la jaula”, no nos gustan, ni por conducta, costo ni metraje construido.
      Nuestro grupo OPP, quiere intentar llegar a desarrollar un sistema “de costo y resultado similar a la jaula”. Esto no será sencillo, sin embargo, con lo hecho hasta ahora, creemos que vamos por buen camino. En 6-8 meses, mas, volvemos a hablar, ¿te parece?.

      Saludos,

      Ricardo

  • Hola Laelia:
    El concepto de «infectarse», no quiere necesariamente decir, que expresen clínicamente la enfermedad, pues en muchos casos esta infección temprana, puede promover 2 situaciones que son de hecho deseables, para reducir la presentación clínica de las enfermedades: El primer escenario es el de reducir las sub poblaciones inmunitariamente desprotegidas al promover un contacto oro nasal entre lechones no emparentados dentro del grupo. Esto facilita y mejora la eficacia de la inmunización y/o tratamientos del grupo, al lograr que todos los animales, estén en una situación similar. El segundo escenario es el de las enfermedades que se presentan temprano (Hps, Strep. Sus). En este caso, es frecuentemente desconcertante ver como algunos animales se enferman temprano, mientras otros, que están en contacto, no lo hacen. El problema con estas enfermedades son los animales desprotegidos que entran en contacto con el patógeno, en el post destete (fase poco inmunocompetente). Han habido publicaciones muy interesantes que al promover la infección oro nasal temprana, han de hecho, logrado reducir los problema clínicos asociados a alguna de estas enfermedades.
    Las lactancias colectivas, armadas con grupos estables de gestación, es un escenario nuevo que requerirá una curva de aprendizaje. No estamos aún promoviéndola, como modelo productivo, dado que aún la estamos estudiando. Como sea, de momento, podemos decir, que, no todo en ella es desventajas, y que, al igual que evolucionamos de jaulas de gestación a estaciones electrónicas, las jaulas parideras podrían ser, un paso mas, en nuestra larga curva de aprendizaje.

Post a Reply